viernes, 21 de agosto de 2009

CADA DÍA.

* A veces olvido
que cada día es un tesoro,
único e irrepetible;
simplemente glorioso.
* Y no soy consiente
del sol que me abraza,
del viento que me mece
o de la sonrisa en tu cara.
* No aprecio lo que tengo
deseando siempre más,
pensando en el mañana;
sin el hoy disfrutar.
* Los días se vuelven largos,
las noches muy oscuras,
el alma intranquila
..... y la carga profunda.
* Y entonces medito
que debo cambiar,
y me propongo firmemente
vivir y no solo respirar.
* Porque creo que en las cosas sencillas
está la verdadera felicidad;
y es en los pequeños placeres de la vida
donde uno encuentra tranquilidad.
* Nunca daré por sentado:
el amanecer, el amor o la bondad de una mano;
una charla banal con un completo extraño,
o la mentira piadosa de alguien amado.
Los abrazos, los besos y las palabras "Te amo",
y la alegría reconfortante de la lluvia de verano.
El mar, la luna y el canto de los pajaros,
la paz, la salud y tener un trabajo.
* Y me propongo también
recordar cada día,
que después de la lluvia,
el sol siempre brilla;
y que aún en la tristeza
el amor siempre está.
..... Que uno nunca estará solo
mientras aprenda a amar.

4 comentarios:

VolVoreta dijo...

Es muy humano desear más de lo que se tiene, por eso queremos un poco más.

Como tú bien me has dicho...cuesta PODER pero si se consigue poco a poco, día a día apreciar esas pequeñas cosas...es una gran satisfacción que nos hace "algo" más felices.

Sabes que no estás sola en este empeño!

Te dejo un gran beso Gaby.

Minombresabeahierba dijo...

Ten presente para el 2010

Ten presenten que la piel se arruga,
el cabello se torna blanco,
los dias se convierten en años...
pero lo importante no cambia;
tu fuerza y tu convicción no tienen edad,
tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña,
detrás de cada línea de llegada, hay una de partida;
detras detrás de cada logro, hay otro desafío,
mientras estes vivo, siéntete vivo,
si extrañas lo que hacías, vuelve hacerlo,
no vivas de fotos amarillas,
sigue aunque todos esperen que abandones,
no dejes que se oxide el hierro que hay en ti:
haz que, en vez de dar lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota,
si no puedes trotar, camina
y cuando no puedas caminar, usa baston.

¡Pero nunca te detengas!.

(Madre Teresa de Calcuta)

abrazote

Minombresabeahierba dijo...

¿y que hacemos cuando no cubrimos las cosas sencillas?
besotes

conxa dijo...

este todavía lo tienes más abandonado....